BOLETÍN DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO DE CEIM Nº 22

Estás en: Entrevista a D. Miguel Garrido de la Cierva, presidente de CEIM

Entrevista a D. Miguel Garrido de la Cierva, presidente de CEIM

D. Miguel Garrido de la Cierva, presidente de CEIM

Recién elegido presidente de CEIM, Miguel Garrido responde a las siguientes cuestiones:

¿Qué prioridad otorga como empresario a la seguridad y salud en el trabajo?

A lo largo de mi vida como empresario y en las diversas asociaciones empresariales donde he tenido la oportunidad de desempeñar alguna función directiva, he comprobado que los beneficios de la prevención se traducen en compromiso de los trabajadores, productividad, salud, bienestar laboral y ahorro de costes sanitarios y de Seguridad Social.

Por ello, fomentar la prevención está en el núcleo central de las actividades de CEIM y debería ser una prioridad para todos los empresarios.

En este mandato que la Asamblea de CEIM me ha conferido, seguiremos desarrollando actividades preventivas en beneficio de los empresarios, particularmente de las pymes, de forma que sigamos contribuyendo desde nuestro papel a que la Comunidad de Madrid siga siendo la que registra el menor índice de incidencia.

¿Qué actividades desarrolla CEIM para ayudar a que las pymes integren la cultura preventiva?

Las actividades preventivas de CEIM se desarrollan en una Comunidad, la de Madrid, cuyo Ejecutivo ha demostrado desde 2002 una sensibilidad por el papel que los interlocutores sociales tenemos en el ámbito socioeconómico y, en general, un grado elevado de confianza en nuestra tarea de vertebración de la sociedad civil.

En CEIM entendemos el diálogo social como un instrumento útil para llegar a acuerdos que faciliten la aplicación de políticas públicas, pero es que además en el caso del Plan Director, no solamente participamos en el diseño de las líneas estratégicas, sino en una pequeña parte de la aplicación práctica de las mismas en las pymes madrileñas.

El compromiso de CEIM con la prevención es ya conocido, porque a estas acciones en las pymes, se suma el que nuestras organizaciones empresariales sectoriales y territoriales realizan en su ámbito desde hace casi dos décadas y, además, representamos a CEOE en la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo y en la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales.

Ahora mismo CEIM coordina las actividades en materia de seguridad y salud laboral de los Sectores y considero que los resultados están siendo positivos.

Quisiera resaltar que CEIM, en 2017, con la financiación de la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales, organizó el Fórum de responsables en esta materia de las Organizaciones Empresariales territoriales, verdadero punto de encuentro de todos y muestra del compromiso con la homogeneización de criterios empresariales en materias muy complejas, como la siniestralidad vial, el recargo de prestaciones, los riesgos psicosociales o las nuevas tecnologías formativas.

¿Qué retos identifica en materia de seguridad y salud en el trabajo que sería preciso abordar a corto plazo?

En primer lugar, considero que el diálogo social y la negociación colectiva están llamados a adentrarse en la relación entre desconexión digital, protección de datos y prevención. Recordemos que la seguridad laboral implica respeto a los tiempos de descanso y ello ha de ser compatible con un mundo empresarial cada vez más interconectado y globalizado. Está claro que es conveniente que las empresas establezcan, cuando sea necesario, una política interna sobre uso de las herramientas tecnológicas.

Por otra parte, el auge del comercio on line está incrementando la cifra de repartidores, muchos de ellos autónomos, que tienen vehículos propios, escasa formación preventiva y horarios cambiantes. Ello puede ocasionar lesiones musculoesqueléticas, así como más accidentes por la prisa para tener más encargos y por la atención a dispositivos móviles mientras se maneja el vehículo. También en esta materia el diálogo social está llamado a articular algún protocolo específico.

Asimismo considero que es necesario impulsar la difusión de las buenas prácticas en salud y bienestar laboral, considerado éste de forma más global que la mera prevención, de manera que las pymes vayan adoptando, en la medida de sus posibilidades, estrategias de salud integral que ayuden a disminuir los accidentes y las bajas por contingencias comunes, así como a mejorar el clima laboral.

Finalmente, quiero resaltar que CEIM desarrolló un interesante estudio sobre repercusiones de la demografía en el ámbito empresarial, con un capítulo sobre salud laboral, ya que las plantillas cada vez tienen una media de edad más elevada y deseamos contribuir a establecer orientaciones comunes y simples sobre la prevención en los trabajadores especialmente sensibles, en este caso por razón de la edad, derivado del crecimiento de la esperanza de vida y del establecimiento de edades de jubilación más tardías.