BOLETÍN DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO DE CEIM Nº 22

Estás en: Actualidad

Actualidad

2.1. Convocatoria para presentar las candidaturas a la VI edición de los Premios Seguridad y Salud Laboral

La revista ‘Formación de Seguridad Laboral” convoca nuevamente los galardones que se han convertido en referente en el sector de la prevención de riesgos laborales. El plazo límite para presentar las candidaturas concluye el día 30 de septiembre de 2019.

2.2. Subvenciones en Madrid para inversiones en PRL

El Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid publicó el 24 de mayo la convocatoria de las subvenciones dirigidas a la reducción de la siniestralidad laboral mediante la mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo.

En concreto, se subvencionan las acciones desarrolladas en alguna de las siguientes líneas:

  • Adquisición de maquinaria nueva, en sustitución de antigua, que si bien cumple la legislación vigente presenta menores niveles y prestaciones de seguridad que la adquirida y el achatarramiento de la maquinaria sustituida.

  • Adaptación de equipos de trabajo en base a los requisitos establecidos en el Anexo I del Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo.

  • Adquisición de equipos de trabajo para zonas clasificadas por riesgo de formación de atmósferas explosivas (zonas ATEX), excepto equipos de protección individual.

  • Diseño e instalación de sistemas de extracción localizada.

  • Adquisición de equipos de trabajo motorizados para el traslado, transporte y almacenamiento de cargas o adquisición de equipos de trabajo motorizados para la realización de trabajos en altura por trabajadores.

  • Diseño, instalación y verificación de equipos de protección colectiva o líneas de vida fijas en cubierta.

  • Adquisición de torres de trabajo móviles para microempresas.

El plazo para solicitar la subvención finaliza el 13 de septiembre y abarca las inversiones realizadas desde el 1 de enero al 30 de noviembre.



2.2. Jurisprudencia

2.2.1. Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 14 de mayo de 2019.

En relación con la reciente aplicación en España del registro de jornada, esta Sentencia indica que una normativa de un Estado miembro que no impone al empresario computar la jornada laboral efectiva, no garantiza a los trabajadores que se respete el derecho a la limitación de la duración máxima del tiempo de trabajo y a períodos mínimos de descanso y, por lo tanto, no es conforme con las disposiciones mínimas indispensables para la protección de la seguridad y de la salud de los trabajadores.

2.2.2. Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 28 de febrero de 2019.

España es el único país de Europa donde existe un recargo de prestaciones de la Seguridad Social en caso de lesiones que generen tal reconocimiento, cuando derive de una infracción de la normativa preventiva. Además, dicho recargo no es asegurable.

En este caso se produce el accidente de trabajo porque no se realizó una desconexión de la tensión, labor encomendada a un trabajador cualificado, que era el jefe del equipo, quien, según la Sentencia, obró negligentemente y no cumplió su misión.

Por ello, el Tribunal Supremo indica que “no existe una norma de seguridad concreta o previsible cuya infracción sea imputable a la empresa. Si no se ha producido la infracción de una norma de seguridad no cabe imponer un recargo de prestaciones que, precisamente, sanciona las infracciones de normas concretas, aunque sea por falta de previsión, esto es las que se debieron prever con arreglo a las circunstancias en las que se ejecutaba el trabajo”.

Además, citando al Convenio 155 de la OIT, las medidas preventivas exigibles deben ser razonables y factibles. “En el presente caso el siniestro acaeció cuando se sustituía una torre de un tendido eléctrico la pregunta es si era razonable y factible que el empresario (persona jurídica) estuviese allí controlando la operación, al igual que en otros lugares donde se estuvieran realizando actividades peligrosas o bastaba con haber enviado a realizar esa misión a personal formado y suficientemente cualificado con un jefe de servicio igualmente cualificado y con un protocolo de actuación conocido por todos. La respuesta es que no es razonable y factible esta exigencia (…) porque sería diabólico exigir al titular de la empresa el don de la ubicuidad para estar presente en todos los lugares en que se desarrollan actividades de peligro”.