19/07/2021

El consejero de economía y el consejero de transportes de la Comunidad de Madrid han participado en la comisión de sostenibilidad y movilidad de CEIM

La comisión de sostenibilidad y movilidad de CEIM, presidida por Rafael Barbadillo, contó con la participación del consejero de economía, hacienda y empleo, Javier Fernández-Lasquetty, y del consejero de transportes e infraestructuras, David Pérez, para informar de las ayudas directas de la Comunidad de Madrid a empresas y autónomos afectados por Covid-19.

Tras la lectura de las consideraciones generales de obligado cumplimiento según la normativa de defensa de la competencia, el presidente de la comisión dio la bienvenida y agradeció la participación de ambos consejeros en la reunión.

Los consejeros iniciaron su intervención destacando la importancia del sector del transporte, por su peso en la economía y en el tejido empresarial de la Comunidad de Madrid, así como por su transversalidad, al depender de él la actividad del resto de actividades económicas. 

Asimismo, felicitaron a las empresas del transporte ya que, gracias a su trabajo, se había podido mantener toda la cadena logística de mercancías y viajeros, durante la crisis sanitaria de la COVID. Y también destacaron la decidida apuesta que estaba realizando el sector por la I+D+i. 

En relación a las ayudas directas de la Comunidad de Madrid para empresas y autónomos afectados por Covid-19 y que procedían del Real Decreto-ley 5/2021 (aprobado por el Gobierno Central), indicaron que la Comunidad de Madrid además de ser una de las más ágiles en su concesión, había ampliado los sectores beneficiarios de las mismas, hasta alcanzar los 176 (de los 95 inicialmente aprobados por el Gobierno Central) y que había ampliado en 220 millones de euros la dotación presupuestaria. También, recordaron que se había ampliado el plazo de solicitud hasta el 31 de julio de 2021. 

Respecto al estado de tramitación de las peticiones de ayuda, señalaron que hasta la fecha, se habían atendido más de 12.500 solicitudes, habiéndose abonado un importe de casi 52 millones de euros, de los que el 68% se habían destinado al sector del transporte. La cuantía media de la ayuda era de 4.100 euros. 

Finalmente, señalaron que la Comunidad de Madrid iba a seguir avanzado en las políticas de libertad económica y de bajada de impuestos, que venía desarrollando desde hacía 17 años e hicieron especial énfasis en que el Gobierno regional iba a continuar defendiendo la autonomía fiscal de la Comunidad de Madrid, frente a quienes apostaban por un modelo de armonización que iba a suponer recuperar en la región madrileña impuestos que estaban total o casi totalmente bonificados, como los del Patrimonio y de Sucesiones y Donaciones. 

A continuación, hubo un tiempo de coloquio, en el que los miembros de la Comisión pusieron de manifiesto la necesidad de poner en marcha medidas específicas para apoyar a la supervivencia del transporte discrecional de viajeros, que seguía muy afectado por la caída de la actividad turística, así como campañas de promoción del transporte público, que todavía no había recuperado los niveles pre COVID. 

Asimismo, les trasladaron algunas inquietudes como la aprobación, a nivel nacional, de la Ley de Cambio Climático, que exigía que los municipios de más de 50.000 habitantes redujeran las emisiones a la atmósfera derivadas de la movilidad, estableciendo zonas de bajas emisiones, entre otras cuestiones. En este sentido, se solicitó que la Comunidad de Madrid ejerciera un papel armonizador de las normativas municipales que se aprobaran en materia de zonas de bajas emisiones, de forma que esto tuviera el menor impacto posible en el normal desarrollo del transporte de viajeros y mercancías. 

También se solicitó que el Gobierno regional retomara el proceso regulatorio de las VTC y se trasladaron las dificultades relativas a las ayudas del Plan MOVES III, que estaban teniendo los concesionarios.

Finalmente, se señaló que el crecimiento exponencial del comercio online estaba exigiendo a las empresas de logística hacer un importante esfuerzo inversor en digitalización, en nuevos equipamientos y en capital humano. Asimismo, se mencionó la oportunidad que tenía la Comunidad de Madrid de convertir la región en un hub logístico para el comercio internacional entre Asia e Iberoamérica y también para lograr que la industria ganara un mayor peso en la región.

VOLVER AL LISTADO
FAVORITO (0)
COMPÁRTELO

SÍGUENOS EN @_CEIM_

NEWSLETTER

Sé el primero en conocer lo que hacemos