El Arbitraje de Consumo como vía para la resolución de conflictos

El Arbitraje de Consumo es un procedimiento extrajudicial de resolución de conflictos entre consumidores y empresarios, en el que las dos partes acuerdan voluntariamente someter dichas discrepancias a la decisión de un órgano arbitral imparcial e independiente.

La decisión que adopte dicho órgano (tribunal arbitral) tiene el nombre de Laudo y en él participan representantes de la Administración, de las Asociaciones Empresariales y de las Asociaciones de Consumidores. El Laudo tiene el mismo efecto que una sentencia judicial firme.

¿Quién gestiona el Arbitraje de Consumo?

El Arbitraje se gestiona a través de las Juntas Arbitrales de Consumo, y en concreto, en la Comunidad de Madrid, el organismo encargado de mediar con este tipo de conflictos es la Junta Arbitral Regional de Consumo. 

Beneficios del Arbitraje de Consumo

Se trata de un procedimiento voluntario, gratuito, rápido y equitativo que proporciona a ambas partes, empresario y consumidor, tranquilidad, estabilidad y seguridad jurídica. 

Cualquier empresario o comerciante de la Comunidad de Madrid puede adherirse a este Sistema de Arbitraje de Consumo (SAC). Una vez adherido, la Junta Arbitral le otorgará un distintivo oficial que lo acredita y que puede exhibir en el escaparate y en cualquier documentación comercial.

Consulta toda la información sobre el Arbitraje de Consumo en este enlace

VOLVER AL LISTADO
FAVORITO (0)
COMPÁRTELO

SÍGUENOS EN @_CEIM_

NEWSLETTER

Sé el primero en conocer lo que hacemos